21.10.12

OTOÑO EN GALICIA

Hace un mes todavía estábamos en la playa o buscando un río en el cual bañarnos, pero ahora estamos ya instalados de lleno en el otoño. Quedan algunas moras que ya no madurarán, pero hemos pasado de golpe a las castañas y a las setas, a las calabazas, enormes, asomando orondas detrás de los campos de maíz ya cortado, al olor a uvas podridas en las parras en las que no llegaron a recogerlas.



Este año estoy aprovechando más el otoño en Negreira. 4.000 habitantes, a 20 km. de Santiago de Compostela. En un radio de 12 Km. no hay ni un pueblo que supere los 5.000 habitantes. A menos de 400 metros en cualquier dirección desde casa estoy en el bosque. Estoy en una zona húmeda, en el interior de la provincia de A Coruña, junto a la confluencia de los ríos Tambre y Barcala. Eso se traduce en una variedad enorme de setas, no todas comestibles, que asoman en cualquier rincón en el que haya un puñado de árboles.



He recogido ya boletus (andoas), macrolepiotas (choupíns), cantharelus (cantarelas), coprinus (matacandiles) y níscalos (fungo dos piñeiros), pero me he hartado también de fotografias russulas, amanitas y tricolomas. Algunos bosques tienen ya el suelo tapizado de castañas y en otros los acebos empiezan a tener frutos. He tanteado ya algunos regatos en busca de berros y sigo buscando algún nogal asilvestrado.



En el terreno gastronómico también ha comenzado la temporada. Ya ha pasado San Froilán, la gran fiesta del otoño, y un año más se han consumido miles de kilos de pulpo. El ritmo vuelve, poco a poco. El pasado día 11 se inauguraban las instalaciones -impresionantes- de Benboa, en Corrubedo. Esta semana abría sus puertas Árbore da Veira, el nuevo proyecto del cocinero Luis Veira (anteriormente en el Alborada) en el centro de A Coruña. . Empiezan las catas, los cursos, los talleres. Pese a la sensación triste del verano la cosa vuelve a moverse.



En Santiago, Abastos 2.0 y Garum se llevan la palma en cuanto a creatividad y ganas de hacer cosas, pero Acio o Vaová Gastro no se quedan atrás. Me gusta ver que el movimiento viene de ahí, del sector medio, de las propuestas modestas. Me parece la mejor de las señales. Gente que no puede (tal vez tampoco querría) vivir del nombre, que se esfuerza por aguantar el chaparrón a base de propuestas diferentes y de muchas horas de trabajo. Santiago, que en algún momento me dio la sensación de estar aletargado, se mueve.  La semana que viene comienza, un año más, el concurso de tapas de la ciudad. Lo hace también el de Vigo.

Estoy solo estos días. Aprovecho para adelantar trabajo y para pasear, hacer fotos, para ir conociendo nuevos caminos en esta comarca en la que llevo apenas un año (intermitentemente), para seguir trabajando en ese proyecto que, a este ritmo, verá la luz en 30 o 40 años.




Mañana toca bajar a votar. Puede que tome con mi hija una tapa de callos en Bastavales, compraremos pan en un horno y, si nada se tuerce, el café de la sobremesa me lo tomaré al sol. La semana que viene aparecerán en todas las pastelerías los Huesitos de Santos, nos metemos de lleno en la temporada de magostos, de olor a castañas asadas y de cocinas de leña que empiezan a funcionar a pleno rendimiento. Se acerca la mejor época para muchos mariscos y dentro de nada llegarán el primer vino nuevo y, si el tiempo se mantiene fresco como hasta ahora, los primeros grelos.

15 comentarios:

ohma dijo...

Cuántos frutos ricos nos da el otoño!
De las setas los níscalos son mis preferidos.
Un gusto leerte,
Bicos

Mestura dijo...

Que envidia escribir tan bonito... Por favor no dejes de hacerlo... ¡Precioso post!
Muchas gracias.

Josiño74 dijo...

me.encanta el post pocas cosas de las que ocurren en otoño t has dejado y explicado.con una agradable.sencillez. me encanta y deseo ir los.movimientos en Santiago q echo de menos en mi ciudad q no veo o desconozco. Suerte.con ese proyecto tuyo

José ROMERO dijo...

Boa terra Galicia.
Boa xente.
Buen artículo de reflexión.
Buen otoño.

Jesus dijo...

Jorge, ¡precioso! este recorte costumbrista del otoño gallego. Que envidia me da leerte, por lo bien que escribes. Un abrazo.

Sopa Boba dijo...

Este post me llena de sensacines otoñales, me ha encantado, la verdad es que vivimos en una zona maravillosa, pero no te olvides que la belleza tiene que estar en los ojos del que mira, y en tu caso en el que lo relata, lo has trasmitido con un gran sentimiento. Gracias por un relato tan bonito. Besos

Marta Valcarce o TravienlaCocina dijo...

Si es que el otoño está lleno de cosas estupendas para los que nos sentimos gastro. Se lleva mejor con tanto alimento bueno de temporada...
Yo estoy deseando probar los primeros buñuelos de nata que salgan del horno de mi suegra, eso sí que sabe a otoño. Y las chulas de calabaza.
Y de Santiago, añadiría O Curro da Parra, quizá algo más modesto que los que tú comentas en propuestas, pero igualmente apetecible.
Sólo espero que en Vigo las cosas empiecen a moverse en poco más en el mismo sentido que lo hacen los jóvenes cocineros de Santiago. Ahora que nuestra Arantxa (Don Chiringo) está de baja maternal, un hueco queda libre...
Bikos!!

Anónimo dijo...

¿creatividad Garum? lo siento, las veces que he estado allí me pareció un sitio gastronómicamente lamentable, el típico sitio que le gusta a los que les molan las cosas en sifón por superfluas que sean. Abastos está en muy buena línea, y cocina de verdad, de producto y con la técnica perfectamente aplicada, sin duda Marcelo, Pedro Roca, Acio y el buen hacer de muchos platos de mercado en Caney, lástima que tengan cerrado el espacio del comedor de atrás y una carta un poco mas centrada solo en cocina de temporada, porque su cocina
está a gran nivel.

Anónimo dijo...

¿creatividad Garum? lo siento, las veces que he estado allí me pareció un sitio gastronómicamente lamentable, el típico sitio que le gusta a los que les molan las cosas en sifón por superfluas que sean. Abastos está en muy buena línea, y cocina de verdad, de producto y con la técnica perfectamente aplicada, sin duda Marcelo, Pedro Roca, Acio y el buen hacer de muchos platos de mercado en Caney, lástima que tengan cerrado el espacio del comedor de atrás y una carta un poco mas centrada solo en cocina de temporada, porque su cocina
está a gran nivel.

Jorge Guitián dijo...

Anónimo:

La creatividad no se refiere solo a lo que está en el plato. En ese sentido estoy de acuerdo contigo en que los que comentas tienen un mayor nivel. Ahora bien, estás comparando a un local de tapas sin más pretensiones con algunos de los más grandes cocineros de Galicia. Creo que simplemente juegan en categorías diferentes.

Pero la creatividad no es solo lo que sale en el plato, es también la capacidad de dinamizar, de proponer cosas al cliente, de innovar en el servicio, de hacer propuestas nuevas en la ciudad... Y en eso creo que a Garum no le gana nadie en Santiago (tal vez solo Abastos 2.0 les hagan sombra). Como promotores del Tapearte, como participantes desde siempre en el Santiago(é)Tapas y ganadores en varias de sus ediciones, como organizadores de cursos, talleres, catas, como recuperadores de formas tradicionales de salir (#imosdetazas), como organizadores de visitas a bodegas y productores, como hosteleros empeñados en tener una carta de vinos y cervezas completamente diferente a cualquier otra en Santiago, como participantes en cualquier evento al que se les convoque... es para mi también es creatividad.

Y entre tú y yo. Si algunos de los grandísimos cocineros bajasen un poco del pedestal, dejasen de mirarse tanto al ombligo y se preocupasen un poco por innovar sin complejos también en este terreno y no se limitasen a esperar que la gente entre por la puerta de su restaurante solo por su enorme nombre, mejor les iría, en mi humilde opinión.

Si algo nos sobra en Santiago son figurones que no son capaces de llenar sus negocios y que no se bajan de la burra.

Pero es una opinión personal.

Saludos

Anónimo dijo...

totalmente de acuerdo contigo, creo que el panorama gastronómico actual, es bastante peor de lo que nos quieren hacer creer, y de lo que debería ser por el gran nivel que tienen algunos de nuestros mejores cocineros.
solo me refería a que meter al mismo nivel de creatividad Garum y Abastos, no me pareció realista, aunque con la explicación de tú punto de vista de la definición de creatividad en gastronomía, es cierto lo que dices.
Un saludo.

suministros hosteleria dijo...

Que bonito es ir a la recoger lo que la naturaleza nos ofrece.

Anónimo dijo...

Tomamos nota da nosa pobreza gastronómica. Grazas

Proxecto Garum SQC dijo...

Tomamos nota da nosa pobreza gastronómica. Grazas
Sempre pensamos co Obradoiro non xoga tan bonito como o R.Madrid... pero o Obra fixo un temporadón

Jorge Guitián dijo...

Proxecto Garum:

Insisto en que poucos locáis hai en Santiago que se esforcen tanto por dinamizar e por estar ofrecendo sempre novidades ao cliente. Penso que ese é o camiño para ir creando unha clientela máis coñecedora e máis esixente. Non todo o mundo ten por qué xogar na liga da alta cociña e penso que hai sitio para propostas máis informáis e doutro corte.

Apertas