24.6.09

CHARLA CON LOS RESTAURANTES DE VIMIANZO


Acabo de llegar de la charla que me habían encargado dentro de las Xornadas de Dinamización do Patrimonio Cultural Vimianzo 09. Se trataba de un encuentro con gente de los restaurantes de la zona en el que había que desarrollar el siguiente tema: "Cultura, territorio e actualidade na cociña: deseñar unha proposta gastronómica atractiva en tempos de crise".

Antes de entrar en detalles me gustaría felicitar a la organización por considerar que la cultura gastronómica tiene cabida en unas jornadas sobre patrimonio cultural y que el patrimonio cultural puede ser un elemento importante de desarrollo.

Entrando ya en la parte que me toca, tengo que decir que tenía cierto respeto ante un público profesional, así que intenté enfocarlo desde la perspectiva que podía aportarles algo, es decir, la del cliente. Un cliente que reflexiona sobre el asunto, que escribe, que fotografía y que lee sobre estos temas, pero un cliente al fin y al cabo. Con eso y mi perfil de historiador (qué le vamos a hacer, tantos años en ese sector pesan) intenté trabar una charla más o menos coherente.

Así que, dado que Vimianzo cuenta con una carga histórica importante, materializada en su castillo y que sirve de pretexto tanto para la fiesta del Asalto ó Castelo como para unas jornadas de pinchos que este año vivirán su segunda edición, empezamos por hablar de tradición, de cocina medieval, de cómo desde entonces se fueron añadiendo cosas a nuestro recetario y cómo la tradición está en constante evolución.

A partir de ahí entramos en temas más prácticos. Analizamos tendencias en las cocina gallega actual, hablamos de recuperación de productos y tradiciones locales, de producto ecológico, de pequeñas sorpresas de la gastronomía gallega y de cómo Vimianzo, situado en el corazón de la Costa da Morte, tiene que buscar su imagen de marca gastronómica para competir con sus vecinos costeros, mucho más turísticos.

Y desde ahí llegamos a iniciativas más concretas: qué se puede ofrecer, qué alternativas hay, cómo hacerse visible en el mercado, etc.

Todo, al final, lo resumiría en tres o cuatro conceptos: conocer el entorno y la historia, saber quién somos, qué podemos ofrecer y cuál puede ser nuestro público, honestidad con el cliente (tanto en la política comercial como en los planteamientos culinarios), calidad del producto y las ventajas de llevar a cabo determinadas acciones colectivas como pueden ser rutas gastronómicas, certámenes o jornadas temáticas, pogramas de actividades, etc.

Creo que sobre la mesa quedaron algunas ideas que pueden resultar interesantes. No soy especialista en marketing ni pretendo gestionar el negocio de nadie, pero si los temas que tocamos sirven para que la gente se enfrente a la gastronomía como algo más que un simple negocio el objetivo se habrá cumplido.

Yo, al menos, vengo con muy buena sensación. Y espero volver para probar las tapas de ese certamen que se celebra en unos días.

2 comentarios:

Jose luis Louzan dijo...

Por pura curiosidad ¿cuantos hosteleros acudieron a la charla?...

Gourmetdeprovincias dijo...

Pues no lo sé exáctamente. Sé que la sala, el Telecentro de Vimianzo, tiene una capacidad de unos 25-30 asistentes, así que calculo que sobre 25 más o menos. Creo que par aun pueblo de aquel tamaño (menos de 9000 habitantes y una capital que no llega a los 2000) y para una actividad centrada en el sector hostelero del municipio la asistencia de público está muy bien. No sé cuantos restaurantes habrá en Vimianzo, pero creo que allí estuvieron representados la mayoría, al menos por lo que me dijeron desde el ayuntamiento.