3.5.09

TELEVISIÓN PÚBLICA / SERVICIO PÚBLICO?


Mi post de hoy está motivado por dos cuestiones a las que les vengo dando vueltas desde hace unos días. Por una parte, la reciente presentación del canal público Cultural.es, que será el canal temático de cultura del RTVE. Por otra parte, la atención, en mi opinión desmedida, que la televisión pública le presta a los deportes.

Estas pasadas semanas hubo un cierto revuelo al conocerse el anuncio de que en los primeros días de emisión el nuevo canal cultural público tenía intención de dedicar parte de su programación a la gastronomía. Muchos opinadores profesionales y bastante público dudaba de que eso fuese cultura y de que fuese papel de una televisión pública hacerle el negocio a determinados restaurantes, que no dejan de ser negocios privados. Dudas razonables, en cualquier caso, pero me sorprendió no encontrar a nadie que, por ejemplo, se quejase de que este canal público emitiese exclusivamente, durante su primer año, en plataformas de pago. Un canal público de pago. Curioso. Y más curioso aun que nadie se sorprenda.

Como también me sorprende, y mucho, que los que se quejan de que la televisión pública le entre en el juego comercial a los restaurantes ni se inmuten cuando la misma televisión pública dedica horas y más horas de su programación al deporte, que no deja de ser el negocio de otros señores. ¿O es que no es por lo menos igual de chocante que la televisión pública dedique casi todos los días unos minutos de sus informativos -muchos más que a cultura- a hablarnos de si Fernando Alonso hace esto o lo otro en una modalidad ¿deportiva? que no deja de ser el negocio de un señor concreto. ¿Cuantos deportes conocemos que tengan dueño con nombre y apellido?

Este fin de semana, sin ir más lejos, los que no somos especialmente aficionados al deporte, y menos todavía al deporte televisado, hemos asistido con total naturalidad a los entrenamientos, la información en detalle y la emisión en directo de G.P. de Jerez, al comentario al detalle del partido Real Madrid -Barcelona y a la final del torneo que jugaba Rafa Nadal. Y eso solo en La Primera, porque no olvidemos que si sumamos lo que se emite en La 2, TVE Internacional y Teledeporte, al final han sido unas cuantas docenas de horas de programación.

¿Por qué motivo tengo que soportar en cada informativo público 20 minutos de información deportiva, por le general sin mayor relevancia y, por lo general también, haciéndole el juego a marcas comerciales y empresas? ¿Por qué es razonable que la televisión pública de mi pais tenga, desde hace años, un canal deportivo monográfico, una sección en su web dedicada en exclusiva al deporte y sin embargo a la gente lo que le resulta intolerable es que se dediquen un puñado de horas de programación de un canal no generalista ni abierto a la gastronomía? Tendríamos que definir si la televisión tiene que ser un servicio público y, en caso afirmativo, si los entrenamientos de un gran premio de motociclismo que se celebra vaya usted a saber en qué parte perdida del mundo (con desplazamiento de comentaristas y equipo de producción en masa, que tiramos con pólvora del rey) responden, realmente, a tal servicio.

Creo que, por mucho que nos duela, la televisión que tenemos, e incluyo aquí a la pública, dice mucho de como somos y la nuestra, RTVE, con su información en detalle de la liga, los toros, el tenis, el motociclismo, la liga inglesa y su atención anecdótica a la cultura (que es algo más que los estrenos de los viernes y un programa sobre cine español, aunque parezcan no creerlo) y en especial a la gastronomía nos retrata de manera bastante precisa.

8 comentarios:

Anónimo dijo...

por que siempre son los mismos, moleculares, pseudocreativos de comidad que solo prensa, bobos y snob comen, pero el publico general detesta.

Sergio dijo...

porque a mas gente de la que tu crees le interesa el deporte.... entiendo que a otros muchos les interesa la gastronomia (me incluyo) pero no se puede adaptar la programacion de una cadena a los gustos de todos y cada uno

Anónimo dijo...

La televisión pública cuesta mucho dinero y para financiarla hay varios modelos. La publicidad directa o indirecta, el pago de derechos de pantalla, los presupuestos generales del estado y el canon a los usuarios . En España no hay canon, así que lo que sale es que debe ser rentable, sea el futbol, las motos o los toros. No hay que ser un lince para concluir que este modelo es el de pan y circo, sobresaturado de anuncios hasta la náusea. El el Reino Unido para tener un aparato de televisión hay que pagar un canon anual de unos 300 euros creo. La contrapartida es que puedes ver una película sin interrupciones y los usuarios tienen algo que decir sobre la calidad de los programas. Si quieres gastronomía tendrás que ir a Canal Cocina y pagar el canon.
Saludos,
Enric

Lorena dijo...

Gourmet, por desgracia, lo que hace la mayoría no siempre es sinónimo (yo mas bien diría nunca)de calidad. Aplicable también a la música, por ejemplo. La otra noche tuvimos precisamente la misma discusión: la mayoría escucha los 40 ¿? que para mí no es ejemplo de calidad, pero los números están ahí...
Quizá sea una forma de entretenimiento para no pensar en otros problemas mayores, ni entrar en discusiones sobre dónde está realmente la calidad...¿por qué?...porque lo que es realmente difícil es pensar...

Saludos desde Granada.

Jose luis Louzan dijo...

Haber, me parece fantástica la reflexión, pero seguramente por haberla hecho sobre cuestiones distintas en el pasado me parece interesante apuntar un par de cosas..

1º- Que algo no me guste a mi no hace que, necesariamente, no deba gustarle a todos los demas. Dicho esto, la televisión en España es, como otras muchas cosas, fiel reflejo de como y a que nivel cultural se mueve "la masa" pública que hace soportables las empresas de comunicación en España

2º- Esta visto que para el orgullo patrio resulta la mar de interesante que todos nos unamos en pro de un bien mayor "ytalycualPascual" a jalear a Nadal, Alonso o Pedrosa, en vez de ocuparnos de cosas mas prosaicas o elevadas. Pan y Circo. Y eso es la base de cualquier gobierno de la tendencia que sea...

3º- La discusión sobre la dedicación al tema gastronómico de minutos en el canal cultural.es es tan burda como los que dudan de que la gastronomia ES cultura. Lo es y punto, por su arraigo en la historia, su imbricación con las costumbres y planteamientos culturales de toda una civilización y por una serie de razones que tu explicas mucho mejor que yo.

Y ademas, me juego 50 contra 1 a que los mismos que se escandalizan por el tiempo que se dedicara a gastronomía en el canal, serían los máximos defensores del deporte como protagonista televisivo en la pública.

Gourmetdeprovincias dijo...

Anónimo y Sergio:

No comparto vuestro argumento. Que algo le interese a mucha gente no lo hace objeto de un servicio público. Yo creo que la televisión pública es un servicio público y debe prestar ese servicio, es decir, ser didáctica y promover el conocimiento de la cultura y la información.

Si la televisión pública emitiese basándose exclusivamente en lo que le interesa mayoritariamente al público (aunque ya lo hace bastante) la programación tendría mucho deporte, muchos programas del corazón (o lo que sean) y me supongo que también bastante pornografía. Esa no es la televisión pública que quiero. Me parece estupendo que a la gente le interese el deporte, el corazón o el porno, pero no creo que sean el objetivo prioritario de una televisión pública de calidad.

Gourmetdeprovincias dijo...

Enric:

Efectivamente, comparto contigo que el debate de la financiación está en el fondo. Y casi me inclinaría a decir que estaría dispuesto a pagar esos 300€ de canon si eso me garantizase una televisión pública de calidad como la británica. Aunque aquí ya pago por tener otros canales (entre ellos el Canal Cocina, que tampoco me parece la panacea) y, qué quieres que te diga, tampoco es la cosa como para lanzar cohetes.

Saludos.

Gourmetdeprovincias dijo...

Lorena, Jose Luis:

Gracias por las reflexiones. Lo del pan y circo y lo de Los 40, concretamente, estaban en mi mente al redactar. El resto de lo que apuntais queda aquí para el debate.

Saludos.