6.2.08

UN VULGAR ATRACO (A MI ENTENDER)


No me ha pasado a mi, pero si a alguien con quien tengo la suficiente confianza como para dar total crédito a lo que me cuenta y como para tener acceso al ticket que lo avala, que es el que ilustra este post.

La cafetería del Hospital Clínico Universitario de Santiago de Compostela es gestionada en concesión por Sodexho, empresa que se autodenomina "líder mundial en restauración y facilities management" y que en su web presume de ser garantía de calidad, eficacia e imagen, entre muchas otras cosas.

Pues bien, a día de hoy Sodexho ofrece en el autoservicio de la cafetería del hospital compostelano bocadillos de lomo y queso anunciados en la cartelería a 1,84€. La sorpresa llega cuando a la hora de pagar te encuentras con un ticket que añade a esos 1,84 dos extras: 47 céntimos por "plus baggett"(sic.) y 42 céntimos por "plus queso". Vamos, que en un bocadillo de lomo con queso el pan y el queso se consideran extras y, por supuesto, se cargan como suplemento. Es evidente, porque no existe ninguna otra explicación lógica que se me ocurra, que la gente de Sodexho, esos líderes mundiales, creen que un bocadillo de lomo y queso es algo que no tiene por qué incluir ni queso ni pan (y el lomo me imagino que lo incluyen de casualidad), así que surgen una serie de dudas:

¿Puede un bocadillo no incluir pan? Si la respuesta es negativa ¿Cómo es posible que en un bocadillo se nos cargue el pan como suplemento?.

¿Puede un bocadillo que se anuncia como "de lomo y queso" no incluir queso? Si la respuesta es negativa ¿Cómo es posible que en un bocadillo de estos se nos cargue el queso como suplemento?

¿Pueden cargarse extras sobre el precio anunciado sin que el cliente los solicite expresamente?

¿Es legal que el precio final del producto se incremente en 89 céntimos sobre el rotulado (es decir, más o menos un 30%)?

¿Puedo, como cliente, exigir que no se me carguen los extras o, en su defecto, que se me retiren los servicios que se facturan como suplemento? Porque estaría bien ver cómo se las arreglan para retirar de aquello el pan y el queso y seguir sirviéndome un bocadillo de lomo con queso.

¿La gente de Sodexho le llama "bocadillo de lomo con queso" a lo que los demás le llamamos "ración de lomo" o es una simple y vulgar estafa?

¿La rotulación del precio tal como está es publicidad engañosa o es algo más?

Podríamos seguir. Pero por resumir diré que a mi entender, de usuario no especialista en el tema, no se trata más que de una estafa. Una estafa, además, que se aprovecha de la concesión de un servicio público para hacer víctimas a usuarios que, en el 99% de los casos, no están allí por gusto y normalmente tienen la cabeza en cosas más importantes que el precio de un bocadillo. Que se haga caja de esta manera a costa de ese público puede ser legal (no lo sé, aunque lo dudo) pero es de un nivel ético apestoso.

Creo que la empresa es responsable, pero también quien tenga la concesión en concreto de esa explotación y la administración correspondiente, sea la gerencia del Hospital, el Servizo Galego de Saúde o la Consellería de Sanidade. Que algo así se haga en instalaciones públicas es intolerable.

Pero como soy un ignorante en la legislación que rige este sector, según acabe de escribir este post se lo enviaré a Sodexho, al Hospital, al Servizo Galego de Saúde, a la Consellería de Sanidade, al Instituto Galego de Consumo y a algún que otro medio de comunicación, a ver si alguien me orienta y, de paso, se interesa por el asunto. No vaya a ser que lo del famoso bocadillo no sea un caso aislado y aparezca en más productos de los ofrecidos por la cafetería.

Esta vez si que espero que este sea uno de esos post que la gente enlaza, publica en otros sitios, comenta y reenvía. Creo que no está mal que la gente esté informada.

ACTUALIZACIÓN 7-02-2008: Ya he enviado esos correos. Si recibo alguna respuesta de interés la publicaré aquí.

ACTUALIZACIÓN (2) 7-02-2008: No tendrá nada que ver con este post, porque yo no he recibido respuesta por parte de la empresa, pero casualmente hoy han retirado el cartel de los precios. Imagino que seguirán cobrando lo mismo, pero ya no anuncian otro precio. Sin comentarios.

ACTUALIZACIÓN (3) 8-02-2008: He recibido un email de Sodexho. En él se me informa de que el precio de un bocadillo de lomo y el de una baguette de lomo son diferentes, así que se cobra el precio del bocadillo y se cobra además el suplemento por el diferente tipo de pan y por el queso. La explicación es lógica. Ahora bien, el cartel al que me refiero era claro (bocadillo de lomo con queso 1,84) y justo bajo el mismo se ofrecía únicamente algo que era lomo con queso metido en un pan (de baguette, eso si). Cabe suponer que un cliente podría entender que el cartel se refiere a lo que tiene justo debajo y que aquello es un bocadillo de lomo con queso. Si además en ningún momento se le indica que hay varios tipos de pan (con su precio correspondiente) y que el que allí se ofrece tiene dos suplementos sobre el precio anunciado sigo pensando que la cosa roza el engaño.

Se me dice tambíen que están a disposición de los clientes las tarifas oficiales con los precios y los suplementos. Si, pero lo que se expone allí es un dato único e incompleto. Y todos sabemos que el cliente se fía más de las cartelería que de una tarifa oficial que no suele pedir y que suele estar en un tamaño diminuto colgada en algú rincón. Si no hay ánimo de engaño ¿No sería más fácil indicar lo que cuesta axáctamente el producto que se ofrece bajo la cartelería?

Se me apunta que el personal de la cafetería podría haberme orientado. Pues bien, repito que el afectado no fui yo, pero parece que ante la pregunta la cajera solo argumentó que así lo marca la registradora.

Por último me proponen devolverme la diferencia (89 céntimos) si voy a allí. Bien, vuelvo a decir que no soy el afectado pero, en cualquier caso, este post no está motivado por 89 céntimos, está motivado por lo que es un engaño más o menos sutil o más o menos legal, pero un engaño con todas las letras.

De todos modos, y ya que se alude a los 89 céntimos, que pueden parecer una pequeña cantidad, propongo un cálculo: ¿Cuántos bocadillo puede vender en un día una cafetería de hospital? Pongamos, por no complicarnos y por ofrecer una cifra modesta, que unos 100. Bien, multipliquemos 100 por 89 céntimos que, probablemente se han cobrado a mayores de lo que el cliente pensaba que pagaría, y nos sale una cantidad de 89€/día, que empieza a ser menos despreciable. Y ahora multipliquemos por 365 y nos saldrá la bonita suma de 32.485€/año, es decir, prácticamente cinco millons y medio de las antiguas pesetas solo por esos suplementos. No es mal negocio. Y, por si había dudas, hoy mismo ha vuelto a pasar con un bocadillo de calamares vendido a la misma persona: se anuncia un precio pero se carga un plus por la baguette. Eso si, nadie da la opción de elegir otro pan.

Pero, dado que 89 céntimos son una cantidad pequeña, hago una última propuesta ¿Qué tal si un día de cada mes, por ejemplo, en vez de cobrarlos a mayores del precio anunciado los descuentan del mismo y donan la diferencia al hospital?

En fin, no creo que tenga nada que ver, pero ya es casualidad que ayer retirasen los carteles y hoy los pusieran indicando el precio de los suplementos. Repito que creo que quien otorga una concesión en un centro público debería vigilar muy especialmente este tipo de prácticas, puede que legales (sigo teniendo dudas), pero en cualquier caso engañosas.

En cualquier caso, gracias a Atención al Cliente de Sodexho por las explicaciones.

15 comentarios:

encantadisimo dijo...

Comparto la opinión de que eso es una estafa, ¿te dieron alguna explicación?

Gourmet de provincias dijo...

No me ocurrió a mi. Pero a quien le pasó la camarera le explicó que la caja se lo marcaba así y que ella no podía hacer nada.

el pingüe gourmet dijo...

Pues hombre, o es una estafa o lo parece. O es un error del que marca el número de referencia en la registradora.

Gourmet de provincias dijo...

Pingüe:

No es un error. El caso me lo comentó gente que trabaja en el hospital (compañeros de mi mujer, para más señas) y que es cliente habitual. Por lo visto habitualmente no dan el ticket pero, ante el incremento del precio sobre el marcado, después de varios días una de las personas afectadas lo pidió y se encontró con esta sorpresa.

Por lo visto, al preguntar la cajera le respondió que ella no podía hacer nada, que el precio estaba marcado así en la máquina, que ella no los fijaba y que salía así por defecto.

Si tengo alguna respuesta de la empresa la publicaré.

yolanda dijo...

¡alucinante! esto que cuentas.

(vi en Cara Carmina tu nombre y vine a curiosear)

el pingüe gourmet dijo...

Pues si es así les va a pasar lo que les pasa a muchas concesiones de cafeterías de Hospitales y de de organismos oficiales: pasarán de mano en mano haciendo que el servicio sea cada vez peor. Yo también me he encontrado con casos de estos, no tan descarados, pero sí.

Por lo que yo sé de concesiones hosteleras, los márgenes son mínimos y los empresarios buscan rentabilidad hasta en el papel, pero de ahí a lo que sucede.....

Aunque qué te voy a contar. Cuando antes estas cafeterías corrían a cargo de la administración, no había demasiados problemas porque de lo que se trataba era de dar un servicio público. Se pasó a la privatización -de éste y de muchos otros servicios- y se entró en una subasta de servicios. El empresario está en su derecho y es su trabajo el rentabilizar su inversión, ahora bien, si no le sale a cuenta pues primero que no tire el precio de la subasta y segundo que abandone en caso de que sea un negocio ruinoso, de manera que, la administración se plantee requisitos mínimos tanto de personal como monetarios.

Una pena la verdad.

Un saludo.

Toni dijo...

Es barato hombre. Se les olvidó poner el "plus a la plancha". :-)

Hace unos 5 años, paramos en un Burguer King al sur de Madrid. Yo pedí una hamburguesa con extra de queso. En la pizarra ponía 20 céntimos de recargo por extra de queso. Pues bien, al ir a pagar vienen cobrados 60 céntimos en vez de 20. Pregunto que por qué y me dicen que me pusieron 3 lonchas de queso y a 20 céntimos cada una son 60.¡¡¡¡¿¿¿¿????!!!!
Después del alucine digo que salga la encargada y le digo que por esa teoría si quien me hizo el bocadillo le da por poner 10 lonchas ¿me iban a cobrar 2€ de más?.
Al final y después de discutir me cobraron los 20 céntimos, que alguna ventaja tiene que tener el sistema de pagar antes de que te den la comida.
Y no fue por los 40 céntimos de más, sino como en este caso de la cafetería del hospital que comentas, para que no nos tomen el pelo.

delokos dijo...

¡Joé, qué cara más dura!...

Lo primero que creo que hay que hacer en estos casos, es pedir una hoja de reclamaciones, sin más explicaciones, y hacer constar lo que ha pasado... sin cabreos ni nada, simplemente, pedir la hoja, rellenarla y punto... es una estafa, pero una estafa en toda regla...

La pena es que no sacase también una foto del cartel de los precios... como, al final, lo único que queda es el derecho al pataleo, porque otra cosa no se va a conseguir seguro, por lo menos dejarlos en evidencia, con nombre y apellidos, como tú estás haciendo...

Y más indignante aún, si cabe, que se haga en un hospital... cuando estás acompañando a alguien, para lo menos que tienes el cuerpo es para reclamaciones; a ver qué te contesta el SERGAS, creo que te deberían dar cuando menos una respuesta y no hacer oídos sordos... lo dicho, a ver quién contesta y en qué formas...

Un saludo y enhorabuena por atreverte a denunciar estos hechos...

delokos dijo...

Gourmet, he "meneado" la noticia, para hacerla pública:

http://meneame.net/story/un-vulgar-atraco

Un saludo...

Berta dijo...

Me parece increíble. Pero más increíble todavía que hubieran quitado el cartel de precios. La empresa no te habrá contestado, pero si dan la callada por respuesta, mal asunto. Se les ve claramente el plumero.

Habrá que ir mañana a tomar el susodicho bocata y reclamar un extra. Por ejemplo que te pongan 2 lonchas de lomo. A ver qué dicen y qué imprime la caja registradora ( que debe tener vida propia).

Saludos y hasta el 18

Berta

matematicaspaladaryfogones dijo...

Si, realmente una estafa en toda regla.
Espero que todo esto, llegur a oidos de los superiores o de los encargados del caso y den un giro de 360 grados.
Es una verguenza que en un hospital, donde además, se supone que no estás para pasarlo bien, abusen de ti de esa manera.
Yo iría con el ticket a la oficina del consumidor y después directamente a Sanidad, ya que es un hospital.

Anónimo dijo...

eres un cutre, coño cuanto quieres pagar por un bocata, 1,80, hombre no creo q se vayan hacer ricos con ese supuesto gran timo y menos con gente tan agarrada como tu.

Gourmet de provincias dijo...

Anónimo (siempre es un anónimo):

El Punto II del Código Cocina del que soy firmante y que encontrarás en la barra lateral de mi blog me permitiría eliminar tu insultante comentario sin mayores reparos.

Por otro lado he estado muy tentado de contestar en el mismo tono en el que tu escribes.

Pese a todo, y dado que te define tu solo a través de tu comentario, solo te voy a hacer un par de precisiones para que te quede bien clarito (a ti y a cualquiera que pase por aquí) que o bien no sabes leer o bien no has podido asimilar el texto:

1- En ningún caso digo que el precio final sea caro. Si me lo preguntas te diré que me lo parece y que hay en Santiago unos cuantos sitios en los que comprar mejores bocadillos a mejores precios.

2- Si te das una vuelta por el blog y ves los precios de los menús que he comentado verás que en ocasiones he pagado cantidades bastante más altas sin problemas. No es un problema de cantidad de dinero, se trata de un problema de engaños. Hay una diferencia sutil.

3- Yo no he sido quien sufrió esto que cuento.

4- Está claro que a ti te debe gustar que te engañen. A mi no. Y esto lo considero un engaño. Hoy mismo he recibido correo de un responsable de la empresa, bastante más razonable que tu, por cierto.

delokos dijo...

Gourmet, no le entres al trapo...

¿No ves que es un troll? Pasa de él...

Un saludo...

Hache dijo...

Una estafa y una tomadura de pelo como las muchas que día a día nos intentan colar.

Es cansado, pero merece la pena ir peleando aunque sean 10 céntimos para combatir este mal que cada vez está más extendido. NO quiero que me tomen el pelo!

Prefiero que ponga: 2 euros porque me da la gana, que 1,80 y los 0,20 me invento un extra ...

Espero que te contesten. Lo quiero leer.