13.2.08

REIVINDICACIÓN DEL AMATEUR

No es la primera vez que pienso sobre el tema, pero lo cierto es que el debate que tendremos en el I Encuentro de Blogs Enogastronómicos me tiene, desde hace tiempo, dándole vueltas a qué es esto de los blog, qué somos sus autores, a dónde quiero llegar, qué me motiva, cómo me definiria al respecto y otras cosas por el estilo.

Y solo se me ocurre una definición que me satisfaga: amateur.

Es cierto que últimamente se viene utilizando la palabra como sinónimo de aficionado en su sentido más peyorativo, es decir, alguien sin grandes conocimientos, que toca de oidas.

Sin embargo, la intervención de Joan en el programa Cámara Abierta de La 2, una demostración más de que los blogs interesan -y mucho-, me devuelve al significado original del término, al que le doy cuando la uso y con el que me veo representado: amateur es aquel que ama profundamente algo. Amador, en la versión española reconocida por la R.A.E.

Un amateur no es un profesional, es alguien que actúa sin interés económico o a mayores de este, movido por su afán de conocer, de compartir lo que sabe, de aprender más, de practicar, de moverse en ese ambiente. Una definición en absoluto peyorativa y que a mi, al menos, me enorgullece. Soy un aficionado, alguien que no hace esto por dinero (y habrá quien me venga con réplicas, pero ya adelanto la respuesta: nunca he cobrado, ni cobraré ni un solo céntimo por lo que hago en este blog. Otra cosa es que me puedan pagar por hacer otras cosas en otros sitios, en cuyo caso no estoy actuando -allí y entonces- como amateur), alguien que está dispuesto a darse madrugones, kilómetros de coche, hacer cola y gastar su dinero en algo que no le reporta más beneficio que la satisfacción personal, que no es poco.

Conozco a muchos profesionales que son amateurs, amadores de su trabajo, y a algunos otros que se han convertido en funcionarios de su sector, que ven en él un mero medio de ganarse la vida. Yo veo esto desde la perspectiva del que no tiene nada que perder y si mucho que ganar, desde la del que ha vivido momentos memorables gracias a su pasión, desde la del que no se juega su forma de vida y hace esto porque quiere y le gusta.

Desde la perspectiva de un amateur. Y a mucha honra.

13 comentarios:

Mar Calpena dijo...

Esta pregunta que tú te haces se la están formulando ahora mismo blogueros de muchos otros ámbitos. En La cárcel de papel (uno de los más serios blogs de tebeos) se lanzó este mismo debate y las conclusiones son muy interesantes:

http://www.lacarceldepapel.com/index.php/2008/02/09/%c2%bfque-es-un-blog-de-tebeos/

Por mi parte, aunque creo que hay tantos enfoques como autores de blogs, no tengo tan clara la defensa del amateurismo... Si éste no va acompañado de un cierto rigor, no me parece justificación en sí mismo, porque se pueden hacer las cosas con mucho cariño pero mal (igual que se pueden hacer cobrando y también mal, pero esta es otra historia).
Yo también escribo lo que escribo por amor al arte -aunque señores directores de medios, ¡me vendo barata!- , pero asumir que el voluntarismo lo puede todo es muy peligroso. Podemos llegar a negar que tengan ninguna utilidad unos estudios de periodismo o unos conocimientos especializados. Y creernos que todo es lo mismo y ahí sí que no. Porque por mucho que nos pongamos no va a ser igual que escriba yo, que hace apenas tres años ni freía un huevo, que que lo lo hubiera hecho un Néstor Luján.
Quizás la pregunta sería menos qué somos los autores de blogs, sino qué utilidad tienen éstos, y si deben o no considerarse periodismo. Digo yo.

Gourmet de provincias dijo...

Mar, no me malinterpretes:

No defiendo que con ser aficionada baste. Defiendo el amateurismo como actitud, la afición y la pasión por lo que se hace como principio. Desde ahí, desde luego que creo que la formación es fundamental, pero si se pierde esa perspectiva se llega a un punto poco deseable, en mi opinión.

Es decir, profesionales de todos los sectores implicados, aficionados con ganas de aprender o cualquier otro enfoque, pero siempre que esa afición, ese carácter amateur, siga ahí, en la trastienda.

Mar Calpena dijo...

Entonces estamos de acuerdo al 100%. Si no está esa pasión, un blog no es más que un ejercicio de notaría creativa.

Gourmet de provincias dijo...

Efectivamente, al 100%, cosa que comienza a ser habitual.

Saludos.

delokos dijo...

Yo desde luego escribo desde la posición del amateur absoluto, y de ello me siento plenamente orgulloso...

Pero más allá de ello, me gustaría introducir otro punto en el debate... aparte de ser profesional o aficionado, creo que el blog, como "cuaderno de bitácora" en su origen, debe implicar un cierto grado de altruismo... más que desde la profesión delq ue se escribe, cabe considerar si se hace con afán de compartir o bien de sacar un rendimiento económico, vía publicidad, o se busca la promoción personal o profesional... ahí sí creo que se puede establecer una diferencia clara entre muchos blogs...

En absoluto niego esa opción, en cualquier caso 100% legítima, pero me parece que un blog, por su propio ser, tiene en su alma una concepción altruista que no debería perderse...

En cualquier caso, este y otros temas se podrán debatir y compartir, espero, en el Encuentro del próximo lunes... allí estaré, salvo catástrofe, je, je...

Nos vemos, y espero nos conozcamos entonces, en estos próximos días de Forum...

Un abrazo...

el pingüe gourmet dijo...

Pues yo voy a dar mi opinión a raíz de ver lo que dice la R.A.E respecto a Periodismo:

periodismo.
1. m. Captación y tratamiento, escrito, oral, visual o gráfico, de la información en cualquiera de sus formas y variedades.
2. m. Estudios o carrera de periodista.

Real Academia Española © Todos los derechos reservados

A la primera acepción yo creo que podemos pertenecer todos, a la segunda no.

Yo sí me considero amateur, pues como comenté en De Vinis Civisqve, ser un bloguero amateur es escribir crónicas de una pasión.

Habrá quien lo haga de una manera somera y quien lo haga con profundidad, intensidad, repleto de información, trabajo de campo......, aunque creo que esto no coincidiría con lo que en principio es un blog.

Ser bloguero implica aplicar cierto rigor o no, depende del carácter que quieras dar a tu espacio. Y esto último el rigor, nunca sobra en la labor periodística. No voy a criticar a la profesión -tengo dos en casa, uno director y otro en plantilla-, pero decir que periodista es marchamo de calidad, de rigor, de honestidad, de objetividad máxima, de verdad, es ir demasiado lejos. Como en botica y en la blogosfera habrá de todo.
Yo como dice Adrià: "esto es un negocio privado y que cada cual cocine como quiera"

Un saludo.

Toni dijo...

Coincido con lo que dices en el post. Por lo que a mi respecta, no vivo de la gastronomía, sólo la disfruto y cuento mi experiencia como persona anónima. Otra cosa es que yo tenga credibilidad y el lector de mis(pocos)posts tenga confianza en mi criterio.

J. Gómez Pallarès dijo...

Gracias por sacar a colación de nuevo el tema, GdP, a partir de lo que comenté en su momento.
Al final das en el clavo y es algo que he escrito hace un rato en mi cuaderno: un poco menos de "profesionalidad" y un poco más de "amateurismo" es algo que a todos nos vendría bien. Quiero decir que muchos profesionales tienden al apoltronamiento y a la mecanización y si tuvieran unas pocas gotas más del amateurismo que practicamos algunos, y me honro en contarme entre esos, pues estaría mucho mejor la cosa.
No veo una gran contradicción, la verdad, entre que uno sea profesional de algo y lo viva con pasión de amador de ese algo.
Como tampoco veo problema alguno, y a ello me dedico con fuerza y pasión, a demostrar que pagando mi hipoteca con algo que no tiene nada que ver con el vino, puedo hablar y escribir sobre vinos con conocimiento de causa, con experiencia de cata y, además, con voluntad de comunicar y de escribir en un correcto castellano o catalán cuando se tercie.
Y finalmente, tampoco veo mayor problema en que uno pase de un campo al otro, siempre que haga las cosas con honestidad, con pasión y con todo el acierto de que sea capaz.
La decantación y la destilación existen, y el tiempo acaba colocando a todos en su lugar.
Saludos!
Joan

Gourmet de provincias dijo...

Delokos:

Me parece muy interesante ese punto que comentas del "altruismo". Tal vez habría que distinguir entre blogs "por amor al arte" y blogs profesionales.

Buen punto para el debate.

Gourmet de provincias dijo...

Pingüe:

Creo que tienes toda la razón del mundo. Hoy mismo escribía sobre esa "aopología de la humildad" que todos, periodistas y bloggers incluídos, deberíamos hacer como ejercicio de vez en cuando.

Gourmet de provincias dijo...

Por cierto, Pingüe, ¿Estarás al final en Santiago?

Gourmet de provincias dijo...

Toni:

Creo que la cosa es como apuntas. La credibilidad, al final, te la otroga quien te lee. Si escribimos para marcar tendencia, para sentirnos importantes o para tener credibilidad mal empezamos. Yo creo que se escribe para compartir y el resto, si viene, viene después y te lo otorgan los demás.

Gourmet de provincias dijo...

Joan:

Creo que la cosa es esa: verdadera afición por lo que se hace y huir del apoltronamiento. Siempre hay nuevas cosas que aprender o que conocer que mantienen viva nuestra curiosidad y nuestra afición, lo veamos como simples amateurs o como profesionales.

Y eso es lo que no debemos perder nunca.