10.2.08

LA DIETA DE UN MARINERO DEL S.XVIII


No deja de ser curioso rastrear documentos que nos permiten conocer cómo se alimentaban y cómo cocinaban en otras épocas. Suelen ser referencias indirectas y aisladas que nos obligan a hacer un trabajo lento, normalmente aburrido y con resultados parciales y casi nunca espectaculares. De cualquier manera, encontrar algún dato que permita una aproximación a esa historia de la gastronomía resulta siempre una sorpresa agradable.

Según la Instrucción Sucinta Provisional que Deberán Observar las Embarcaciones Destinadas al Descubrimiento de Nuevos Comederos, Placeres o Bancos de Pesca de Altura en los Mares de los Dominios del Rey (1788), la dieta de los miembros de la tripulación de estas expediciones estaba estipulada hasta el mínimo detalle y constaba obligatoriamente de lo siguiente:

Raciones que se han de suministrar diariamente a la Tripulación:
- Pan, 24 onzas
(690 gramos)
- Carne salada, 8 onzas( 230 gr.)
- Tocino, 2 onzas (57,5 gr.)
- Menestra, 6 onzas (172,5 gr.)
- Vino para cada comida: 1 quartillo por cabeza (4 copas o 0,504 litros)
- Aguardiente: 2 quartillos para los 11 hombres de la tripulación (aproximadamente 10 cl. por tripulante)
- Y si hubiese pesca por la noche: 2 quartillos de aguardiente (otros 10 cl.)
- Una u dos peruleras de aceyte para las calderadas y días de vigilia (probablemente se refiere a la Botija Perulera, un tipo de recipiente originario de Perú con una capacidad de 1,5 l.)
- Vinagre, ajos, pimiento según se acostumbra en las embarcaciones navegantes de tráfico a puertos de Europa.

No obstante estas disposiciones, si por evitar embarazos, quexas y proceder con economía y menos contingente se resolviere el señalamiento de 3 reales de vellón diarios por la ración de cada individuo , se preferirá este método como más sencillo y adaptable. En cuyo caso se permite el uso de la calderada de pescado fresco a la gente, solo por la noche, con tal que tengan rancho y sin que por ahorrar dexen de comer caliente al medio día permitiéndolo el tiempo. Y con la advertencia en dicha calderada por la noche: que se ha de llevar cuenta exacta de las clases, número y tamaño de los peces que se consumieren diariamente con este motivo.

Es decir, unos 1.200 gr. de alimento, 1 litro de vino y 20 cl. de aguardiente por tripulante y día.

La ilustración es un grabado francés que representa una embarcación de pesca de altura del año 1779. Las equivalencias de las medidas son mias.

1 comentario:

matematicaspaladaryfogones dijo...

Necesito reunir opiniones sobre el problema que planteo en mi post. Estoy haciendo un trabajo y quiero saber la opinión que tienes tanto tu, como todos los que te leen. Se trata de buscar una solución a un tema que en Galicia cada vez está peor. ¿te importa colaborar? Gracias. Elena