21.6.06

COCINA DELOCAY


La cocina delocay es un término que no se si habrá sido acuñado por ella, pero que yo descubrí a través de Marisa y que me parece bastante acertado. Todos tenemos días, como el de Lurka, en los que no nos apetece demasiado cocinar, o no tenemos mucho tiempo, así que nos vemos forzados a preparar un plato con algo "delocay" por nuesta despensa. De ahí el término.

Confieso que, a pesar de que con cierta frecuencia intento ir un poco más allá soy bastante asiduo (me imagino que como casi todos) a esta cocina delocay. Ojalá tuviésemos tiempo, ganas y dinero para irnos todos los días al mercado (o mejor, al mercado, a tres o cuatro ultramarinos, a la carnicería, a la pescadería y a la panadería), darnos una vuelta con calma por los puestos, seleccionar lo mejor de lo mejor, comprarlo (y pagarlo), discurrir una receta imaginativa y sabrosa y prepararla para nuestro deleite y el de nuestra familia. Pero no, por desgracia la tónica general, al menos en mi caso, suele ser la siguiente: te levantas a una hora indecente, te tragas tu media horita de atasco, llegas al trabajo y estás en standby hasta el primer café, vas aguantando como puedes toda la mañana, sales del trabajo y te vas corriendo al lugar donde te recoge tu pareja con el coche, otros 20 minutitos de carretera (o más si hay un poco de atasco), uno que saca al Perro Gastrónomo mientras el otro improvisa cualquier cosa o recalienta lo que dejó preparado la víspera... Total, que llegas a casa, con suerte, a eso de las cuatro menos cuarto y te sientas a comer como pronto a las cuatro. A ver quien es el valiente que, además, se pone a trufar una pularda.

Y por las tardes más de lo mismo: si tienes algún compromiso laboral lo despachas como puedes, si tienes algún otro trabajo en lista de espera le dedicas un rato, sacas al perro al menos un par de veces, vas a la compra, haces los recados que tengas que hacer, paras un momentito o aprovechas para acercarte a la piscina a hacer un par de largos... Y, hala, las nueve de la noche, y la cena sin hacer. Ni la comida de mañana. Y malditas las ganas que tienes de mechar un redondo de ternera.

Y para colmo, van la propia Marisa y Canella, dos de mis fuentes de inspiración más frecuentes y deciden cerrar por vacaciones al mismo tiempo.

Asi que lo que nos queda es esta cocina de urgencia la cual, a pesar de todo, puede darnos de vez en cuando alguna alegría o al menos momentos no demasiado olvidables. Sirvan como ejemplos los dos que citaba más arriba o los dos siguientes, de mi propia y urgente cosecha.

TOMATES RELLENOS

Aprovechando que tenía unos buenos tomates en rama, aromáticos y carnosos, me decidí a rellenarlos con lo que tenía por la cocina: la propia pulpa del tomate bien picada, perejil, maiz en lata, algo de cebolla, una lata de atún en aceite, aceite de oliva extra virgen y vinagre balsámico. Importante servirlo bien frío. Rápido y resultón.

ESPÁRRAGOS VERDES

Se pasan los espárragos (que en este caso compré a granel en la Frutería Martí de Santiago, traidos de Monterroso, en Lugo) por la plancha y se ponen en el plato sobre un lecho de perejil, tomate, cebolleta e hinojo (opcional) bien picados. Por otro lado se prepara una vinagreta con aceite de oliva extra virgen, zumo de limón, una yema de huevo cocida, sal, pimienta, pasas y unos piñones picados. Se sirve la vinagreta sobre los espárragos, se añaden unas escamas de sal Maldon y listo. Y ya si añadimos unas laminitas de parmesano, acabamos de redondearlo. Algo más elaborada que la anterior, pero igualmente efectiva.

2 comentarios:

bizarragalicia dijo...

Creo que todos infravaloramos nuestras posibilidades y las de nuestro congelador, y que si aprendiésemos a organizarnos mejor comeríamos más sano, más rico y disfrutaríamos de más tiempo, porque lo de la comida de cada día es como si produjera estrés, por mucho que nos guste cocinar y por muchas recetas que sepamos.
Cuando alguien descubra la receta mágica de cómo se hace esto, por favor que lo comparta.
A lo mejor funciona lo de pegarnos un papel en la nevera.
Saludos

Pajara Pinta dijo...

AAAAaaaaay me parece que yo soy cocinera del OK... jajajaja en verdad admiro a vos que cocinais con tanta behemencia caballero Gourmet!!!!

jejeje...

me hizo reir tu recuento del dia...
un limon te dejo... para que te hagas una limonadita... o algo... aqui el cocinero maraja eres tu!